Tarta de Chocolate Blanco

  • Tarta de Chocolate

  • Tarta de Chocolate
    y Naranja

  • Tarta de Chocolate
    y Nata

  • Tarta de Chocolate
    y Queso

  • Tarta de Chocolate
    Fácil


  • "Tarta de Chocolate Blanco"

    Receta de Tarta de Chocolate Blanco





    Si te gusta el chocolate blanco, esta variante de la tarta de chocolate será una de tus favoritas sin duda. La preparación es similar a otras tartas de chocolate, así que si tienes práctica no te costará nada hacerla. Aquí os mostramos el detalle de su preparación.



    Ingredientes:

    - Chocolate blanco, 175 gramos
    - Huevos frescos, 4 grandes
    - Medio litro de leche entera
    - Mantequilla, 100 gramos
    - Harina de repostería, 120 gramos
    - Azúcar, 80 gramos
    - Azúcar glas


    Preparación:

    Si ya has preparado alguna vez una tarta de chocolate, seguro que esta receta es bastante similar, ya que el principal cambio que tiene es que se emplea chocolate blanco en lugar de chocolate negro. De todas formas, te detallamos el proceso tal cual lo hacemos nosotros, para que te resulte sencillo si quieres prepararla en casa. Vamos con la receta.

    Empezaremos a preparar la receta derritiendo el chocolate blanco junto a la mantequilla, para lo que empleamos un cacito y lo dejamos a fuego lento, para que se derritan y se funda bien, pero sin llegar a hervir. Si prefieres puedes hacerlo también al baño maría o bien en el microondas en un recipiente adecuado. Remueve para que se vayan integrando los dos ingredientes en una única mezcla homogénea. Aparta el cazo del fuego al acabar de fundirlos.

    Por otro lado batimos los huevos con el azúcar hasta conseguir que se mezclen bien y tomen una tonalidad blanquecina. Para esto es mejor usar unas varillas en la batidora, porque ayuda a conseguir un mejor resultado y de forma más rápida. A continuación mezclamos con la mezcla de chocolate blanco y mantequilla, agregando esta mezcla poco a poco y sin dejar de batir para conseguir que se mezclen por completo.

    Lo siguiente será añadir a esta mezcla la leche y después la harina, que os recomendamos tamizar previamente para quitarle las impurezas y grumos, de nuevo hay que añadirla poco a poco y no toda de golpe. Tras batir bien debe quedar una masa muy homogénea y sin grumos. Esa mezcla la vamos a echar en un molde para hornearla, que sea apto para horno. El molde debemos engrasarlo con mantequilla o margarina y con harina por encima, para que no se nos pegue la tarta.

    Cuando el horno lo tengamos a 180ºC, para lo que es interesante encenderlo y precalentarlo a esta temperatura cuando os pongáis a preparar la receta, metemos el molde con la masa y dejamos que se hornee al baño maría durante unos 45-50 minutos, comprobando que el interior está bien hecho antes de sacarla.



    Una vez fuera del horno, deja que se temple un poco y desmolda la tarta, colocándola sobre una rejilla para que acabe de enfriarse por todos lados. Si quieres guárdala después en la nevera para servirla cuando esté bien fría. Y a disfrutar de su estupendo sabor.