Tarta de Chocolate Blanco y Oreo

  • Tarta de Chocolate

  • Tarta de Chocolate
    y Naranja

  • Tarta de Chocolate
    y Nata

  • Tarta de Chocolate
    y Queso

  • Tarta de Chocolate
    Fácil


  • "Tarta de Chocolate Blanco y Oreo"

    Receta de Tarta de Chocolate Blanco y Oreo





    Y ahora os traemos una receta que resulta realmente golosa, ya que esta tarta de chocolate blanco y Oreo es especial para los más golosos. Te animamos a prepararla, porque el resultado es riquísimo y merece la pena.



    Ingredientes:

    - Galletas Oreo, 210 gramos
    - Mantequilla, 125 gramos
    - Nata líquida, medio litro
    - Leche, 400 ml
    - Leche condensada, 150 gramos
    - Chocolate blanco, 160 gramos
    - Cuajada, un par de sobres


    Preparación:

    Una receta muy dulce esta que te proponemos aquí, porque la mezcla de chocolate blanco y galletas Oreo es muy sabrosa y dulce. Su preparación no es nada complicada, sobre todo si ya has preparado antes alguna tarta de chocolate, así que si te llama la atención probarla, te detallamos el proceso paso a paso. Vamos con la receta.

    Lo primero que vamos a hacer es la base de esta tarta. Para ello trituramos las galletas todo lo que podamos. Deben quedar totalmente machacadas, así que emplea si puedes una trituradora, que da un resultado ideal. Cuando acabes con las galletas, agrega la mantequilla un poco derretida y mezcla lo mejor posible. Emplea una batidora con varillas para ello, será más fácil mezclarlo bien. Debe quedar una pasta homogénea y sin trozos visibles de galletas.

    Vamos a coger el molde que vayamos a emplear para hacer la tarta, y cubriremos bien toda su base con esta pasta de galletas y mantequilla. Extiéndela bien por toda la base y al mismo tiempo ve aplastándola un poco, para que quede bien prensada. Al acabar, mete el molde con la base en el frigorífico.

    Vamos a hacer el resto de la tarta. Cogemos un cazo y lo ponemos a calentar a fuego lento, y vertemos en el mismo la leche condensada, la nata liquida, la leche, los dos sobres de cuajada y el chocolate blanco troceado, para que se derrita mejor. Vamos a ir removiendo para que todos los ingredientes se mezclen bien. Debe quedar una crema espesa y homogénea, y cuando lo consigamos, retiramos del fuego. Dejamos reposar unos minutos, para que coja consistencia al cuajarse



    Sacamos el molde de la nevera, y verás que la base estará más dura y más compacta. Cuando el contenido del cazo se haya templado bien, mejor cuanto más frío esté, lo vertemos sobre el molde, repartimos bien y volvemos a meter en la nevera varias horas, para que la tarta se cuaje bien. Cuanto más tiempo mejor, pero al menos déjala unas 4 o 5 horas para un buen resultado. Y pasado ese tiempo ya la puedes servir y disfrutar de la misma.